¿ERES GAY? NO SE NOTA

¿ERES GAY? NO SE NOTA

Por: Beto Pinto

Género No Binario@betopino    Género No Binario@betopino

Soy el más firme creyente que, como humanidad, estamos avanzando firmemente a un mundo más incluyente. Hace 3 décadas no hubiera imaginado poder casarme, asegurar medicamente a mi esposo o considerar tener hijos; cosas que afortunadamente hemos logrado, no solo gracias a grandes activistas LGBT+ en todo el mundo, sino también a millones de aliad@s que siendo heterosexuales protegen los derechos e intereses de nuestra comunidad.

Aun así, hay muchísimo que hacer para continuar la inclusión de toda nuestra comunidad (con todas sus letras) y así alcanzar una sociedad con oportunidades para tod@s. La única manera de llegar a esto es través de educación y empatía, por lo que este mes, decidí hacer una recapitulación de algunos comentarios o preguntas que, aunque salgan de una excelente intención, hacen la inclusión de nuestro colectivo más complicado:

  • ¿Eres gay? ¡No se nota!: En la sociedad heteronorma, en la que vivimos, el que un hombre se vea masculino y una mujer femenina se ve como normal, pero cuando vemos a un hombre gay luciendo masculino, lo tomamos hoy en día como algo positivo. Esta percepción sembrada por nuestra educación es bastante dañina, porque ser más o menos masculino no tiene nada que ver con la orientación sexual, sino con la identidad de género. Así que la siguiente vez que alguien te comparta su orientación, no es un halago decirle que no se nota, son cosas totalmente desconectadas. Debemos dejar de idealizar al prototipo de gay blanco masculino y musculado como el único de la comunidad gay representado en una marcha LGBT.
  • Tengo otro amig@ gay, los voy a presentar: Aunque la intención sea hermosa, el pensar que un hombre gay se enamorará o le gustará otro hombre gay solo por que comparten orientación sexual, sería el equivalente a pensar que a cualquier amigo hombre heterosexual le gustaría cualquier amiga mujer heterosexual. En la vida real sabemos que las relaciones humanas y amorosas son mucho más complejas que eso.
  • Te voy a llevar de shopping, porque todos los gays tienen buen gusto: Aunque reconozco que personalmente soy super fan de la moda, mi gusto viene porque mi abuela fue diseñadora de ropa, no por mi orientación sexual. Creo que generalizar que todos los gays son réplicas del talento de Tan France  “Queer Eye”, es el equivalente a pensar que todas las mujeres tienen los dotes del hogar de Martha Stewart, o que todos los hombres heterosexuales saben de automóviles.
  • ¡Esta guapísima! Esta más guapa que yo. Ni quien dijera que es hombre (refiriéndose a una Mujer Trans): Durante décadas, los hombres y las mujeres trans han sufrido del llamado “privilegio de pase” que es cuando nadie puede detectar por mera apariencia su sexo biológico. Una persona trans debe recibir el trato de los pronombres de la identidad de género que elija mostrar, más allá de nuestros preconceptos, de los rasgos físicos masculinos o femeninos.
  • ¡Que desperdicio que seas gay! ¡Tan guap@ que estas!: Aunque suene lo más frívolo del mundo, este comentario es muy común, inclusive entre aliad@s de la comunidad, y va dirigido al pasado en el cual no podíamos aspirar a tener hijos, por lo que nuestra “belleza” no pasaría de generación. Hoy sabemos que esto ya no aplica ya que afortunadamente podemos tener hijos legalmente, y más allá de eso: ningún ser humano merece ser llamado directa o indirectamente como un desperdicio.
  • Soy super incluyente, pero no estoy de acuerdo con las demostraciones de cariño entre dos personas del mismo sexo frente a los niños: Lo único que puede pensar al respecto es lo que a mí me sucedió, que durante toda mi infancia solo vi besos y escenas sexuales entre parejas heterosexuales y aun así soy gay. Todo lo contrario: Normalizar las formas de amor como un beso entre diferentes identidades de género y orientación sexual, va a permitir que un niño en un futuro se acepte tal cual es y también respete a las personas que le rodean.

La base para aprender sobre cualquier tema es documentarnos y preguntar; siempre tiene que ser respetando la privacidad y los límites de las personas a las que preguntemos. Hay límites que claramente no podemos cruzar como preguntar a una persona trans que tantas operaciones tiene, o a una pareja gay que roles son en la intimidad. Seamos empáticos y pensemos cómo nos sentiríamos nosotros al recibir la pregunta que estamos pensando antes de hacerla, esa es la base de una relación de confianza y respeto.

Si te interesó este artículo aquí encontraras otros que también podrán interesarte.

Categorías
Compartir

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus (0 )