Síguenos en
  • Inicio
  • Sí a la inteligencia artificial, pero sin renunciar a la humana
  • Krystal Hotel
  • Agencia Integra
  • Energy

Sí a la inteligencia artificial, pero sin renunciar a la humana


La inteligencia artificial ha llegado para quedarse, de eso no cabe la menor duda. Basta asomarse a las páginas cualquier periódico o echar un vistazo rápido al feed de Linkedin para comprobar que la “IA” es el último grito en el mundo de la empresa. Y lo cierto es que existen sobradas razones para ello. Las capacidades que esta nueva tecnología ofrece permiten no sólo superar barreras hasta ahora infranqueables para los sistemas tradicionales, sino que, más allá, desbloquea campos hasta ahora reservados para películas de ciencia ficción.

Sin embargo, este furor por la inteligencia artificial ha puesto de manifiesto un hecho que resulta, cuanto menos, sorprendente: A la hora de tomar decisiones, las empresas parecen confiar más en las máquinas que en los humanos. Nadie va a negar que la tecnología tiene capacidades de cómputo exponencialmente superiores a las del humano más inteligente, pero también es cierto que no todas las decisiones empresariales requieren de esos niveles de inteligencia y, en esos casos, la tendencia parece mantenerse: la “máquina” decide mejor.

Puntos diferenciadores de la inteligencia artificial

Posicionarse sobre la certeza de esa cuestión de manera categórica, con un simple, verdadero o falso, es sencillamente imposible. Son tantos los condicionantes y matices que conforman el contexto de cada decisión que, probablemente, la respuesta más adecuada sea que “depende”.

No obstante, el objetivo de este artículo no es dar una respuesta a dicha cuestión, sino plantear el debate sobre las razones que, aparentemente, nos llevan a confiar más en una máquina que en un humano. Porque, cuando se toma la decisión de confiar en una máquina, dicha máquina ha sido diseñada y programada por un humano; y la decisión última de depositar dicha confianza la toma igualmente un humano. Desde un punto de vista estrictamente personal, dotar de mayor confiabilidad a las máquinas que a las personas se debe a distintos factores, no todos ellos positivos.

Es muy probable que las máquinas tomen decisiones más precisas, más asépticas y más coherentes que los humanos, pero, lamentablemente, parece que nosotros mismos nos hemos quitado la oportunidad de demostrar cuán buenos podríamos haber sido comparados con las máquinas, si hubiéramos sido capaces de confiar en nosotros mismos.

En cualquier caso, hay algo que no debe perderse nunca de vista. Y es que, por muy superior que sea la inteligencia de una máquina, comparada con la de un humano, está será siempre artificial.

fuente:https://blogthinkbig.com/inteligencia-artificial-sin-renunciar-humana

Síguenos

Síguenos en nuestras Redes Sociales
y entérate de las ultimas novedades.

United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.